somos un papel en blanco